EEUU CONCENTRA UN CUARTO DEL TOTAL MUNDIAL DE MUERTES POR COVID