PAN Y CORRUPCIÓN SEMBRARON LA SANGRE Y DOLOR QUE COSECHA EN EL PAÍS