MUEREN POR CORONAVIRUS LOS MÁS POBRES EN MÉXICO; LOS RICOS SE SALVAN