“NOS QUIERE MATAR”; OAXAQUEÑOS ASEGURAN SOBRE EL LÍQUIDO SANITIZANTE