UN MILLÓN DE NIÑOS AL BORDE DE LA MUERTE POR CORONAVIRUS