SECRETARIA DE GOBERNACIÓN DE AMLO OBJETA SU RENUNCIA, EN MEDIO DE OTRA CRISIS CON SCHERER

  • Negó haber presentado su renuncia. La polémica por el audio filtrado desató un nuevo conflicto con el Consejero Jurídico.

CDMX.- La secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero desmintió esta mañana del miércoles su salida del gobierno, luego de versiones periodísticas que aseguraban, citando a fuentes de Palacio Nacional, no solo que la funcionaria ya había tomado la decisión de abandonar la 4T sino que había presentado su renuncia al presidente López Obrador.

“Estimados @MarioMal y @dariocelise, lamento decepcionar a sus “fuentes” pero NO, no he presentado mi renuncia. Sigo más comprometida que nunca con el presidente @lopezobrador_. Dejemos la cultura del rumor y no sirvamos al juego de la desestabilización de la 4T. Un fuerte abrazo”, escribió la funcionaria en su cuenta de Twitter.

Los nuevos rumores de su alejamiento llegan luego que la filtración de un audio del vocero de la Segob, Omar Cervantes, quien tras el episodio anunció su salida, acusando a Julio Scherer Ibarra, de estar operando en Nuevo León en favor del candidato prísta Adrián Garza, poniendo de manifiesto una vez más la fuerte interna entre Sánchez Cordero y el consejero Jurídico de la Presidencia.

Cervantes aseguró sin embargo, en un video publicado posteriormente a la difusión del audio, que sus dichos habían sido “cortados y editados”, y negó que su “jefa jerárquica”, Olga Sánchez Cordero, le haya pedido difamar a Scherer. “Es una servidora pública y mujer íntegra, jamás me ha solicitado hacer una crítica en contra de nadie”, dijo, aunque las sospechas ya estaban en el aire.

Los artículos que daban por hecho su salida, de Mario Maldonado (El Universal) y Darío Celis (El Financiero), decían que la difusión de la grabación de una conversación privada había sido el “golpe final” para la ex ministra, quien ha visto mermar su influencia desde el inicio del sexenio, con la creación de la Secretaría de Seguridad, ámbito que solía estar bajo la esfera de la Segob, y el tránsito del Cisen al CNI.

El manejo de la política interna, llevada adelante por el propio Presidente, y la relación con la Suprema Corte eran otras de las áreas donde Sánchez esperaba poder desplegar su autoridad, pero finalmente fue Scherer el elegido para mediar con el máximo tribunal, pese a que la actual secretaría de Gobernación fue ministra hasta el 2015.

La agenda progresista que había dicho que impulsaría desde el gabinete presidencial, como la despenalización federal del aborto y la legalización amplia del consumo de drogas, nunca fue siquiera considerada por López Obrador para ser aprobada por San Lázaro.
Incluso la reciente reforma judicial, clave para la agenda de transformación del presidente, fue elaborada con Scherer y Arturo Zaldívar como únicos interlocutores, marginando una vez más a Sánchez.

Se sabe que la secretaria de gobernación, de 73 años, había avisado al presidente al comienzo de su gestión que solo planeaba estar 3 años en el cargo, por lo cual en caso de mantener su promesa, solo le restarían 6 meses en el gobierno. Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, es quien todos señalan como el favorito para ser su sucesor, aunque cuándo sucederá ese reemplazo todavía es un misterio.

LPO