PRESIDENTE DE MÉXICO GENERÓ UNA FALSA CONFIANZA EN LA POBLACIÓN