ROMA IMPONE TOQUE DE QUEDA PARA DETENER REBROTES